La Secretaria de Economía anunció que se publicó en el Diario Oficial de la Federación un decreto del presidente, Enrique Peña Nieto, con efecto inmediato, que dispone aranceles a las importaciones de entre el 15 % y el 25% a productos de acero y agropecuarios originarios de Estados Unidos.

El decreto precisa que las disposiciones del Capítulo VIII establecen que Washington debió notificar el inicio del procedimiento que pudiera desembocar en una medida de emergencia, notificar a la Comisión de Libre Comercio, consultar a la parte afectada, y, en su caso, ofrecer opciones de compensación.

Asimismo, señala que al haber incumplido EE.UU. con estas obligaciones, “México tiene derecho a imponer medidas que tengan efectos comerciales sustancialmente equivalentes”, que consistirán en “la suspensión del trato arancelario preferencial e incrementar las tasas del impuesto general de importación a diversas mercancías” originarias del país vecino.

La dependencia precisó que gravará con 20 por ciento las importaciones definitivas de piernas, paletas y otros tipos de carne de cerdo, manzanas, arándanos y papas que provengan de Estados Unidos. A los embutidos de cerdo, se les aplicarán aranceles de 15 por ciento. A varios tipos de quesos y al whisky tipo Bourbon les aplican aranceles que van desde 20 hasta 25 por ciento.

A las placas de acero, láminas, chapas, varillas, tubos y alambrón importados de Estados Unidos, el gobierno mexicano les impuso aranceles que van de 15 hasta 25 por ciento.

De acuerdo con el decreto, estas medidas “estarán vigentes hasta que el Ejecutivo Federal estime que EE.UU. ha dejado de aplicar las tasas arancelarias a productos de acero y aluminio originarios de México”.

Si desea conocer más sobre el tema consulte Impacto Latino, Forbes México y e-consulta.