El 3 de junio se llegó el plazo para cumplir con un listado de normas mexicanas de seguridad que se hicieron obligatorias para algunos productos eléctricos y electrónicos procedentes de otros países, pero diversos importadores no hicieron el procedimiento de certificación y ahora tienen su mercancía varada en las aduanas.

Octavio González, director de Servicios del Consejo Mexicano de Comercio Exterior (Comce) Noreste, refirió que la exigencia para cumplir con las normas fue publicada el 23 de octubre del 2018 para entrar en vigor en marzo del 2019, con una prórroga para junio, y aún así no se prepararon.

La Secretaria de Economía anunció que se publicó en el Diario Oficial de la Federación un decreto del presidente, Enrique Peña Nieto, con efecto inmediato, que dispone aranceles a las importaciones de entre el 15 % y el 25% a productos de acero y agropecuarios originarios de Estados Unidos.

El decreto precisa que las disposiciones del Capítulo VIII establecen que Washington debió notificar el inicio del procedimiento que pudiera desembocar en una medida de emergencia, notificar a la Comisión de Libre Comercio, consultar a la parte afectada, y, en su caso, ofrecer opciones de compensación.

El crecimiento de las exportaciones a México ha sido vertiginoso. El año pasado ingresaron desde Brasil 94,700 toneladas de carne de pollo, un volumen 59.5% superior al de 2016, según la Asociación Brasileña de Proteína Animal (ABPA). Mientras que en 2014, las importaciones de carne de pollo desde Brasil representaban apenas 3.3%, en 2017, esos envíos alcanzaron 12%. En sentido contrario, en el mismo periodo, las importaciones de carne de pollo provenientes de Estados Unidos pasaron de representar 94.2% del total a 86%.