Aún con la expectativa de saber si Canadá aceptará las condiciones para modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y continuar de manera trilateral, México ha asegurado además de un acuerdo bilateral, un beneficio extra que lo protegería de una eventual escalada en la guerra arancelaria impuesta por Estados Unidos.

A pesar de que la relación entre México y Estados Unidos ha mejorado considerablemente y que el presidente Trump ha bajado el nivel de beligerancia hacia nuestro país, pero de cualquier forma es necesario extremar las precauciones. Por eso el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, ha insistido en que además del acuerdo bilateral, lograron poner sobre la mesa un comodín que lo pueden utilizar en casos de emergencia y que la da un valor agregado a la relación comercial con Estados Unidos.

Según el funcionario federal, su plan consiste en que “antes de firmar”  la modernización del TLCAN, establecerán “un acuerdo para poder eliminar todas las agresiones arancelarias existentes”, como la del acero y el aluminio y también las futuras, en caso de que Trump decida imponer aranceles a los autos nuevos.

“Es un acuerdo de libre comercio y si llegaran a establecer aranceles contra todo el mundo por motivos de seguridad nacional, con esta carta adjunta a México no le va a afectar”, destacó Guajardo.

El primer paso con esta carta adjunta ha sido establecer las reglas de juego con el sector automotriz, más allá de las reglas de origen aprobadas en el acuerdo bilateral, ya que según el secretario de Economía, se ha garantizado que las exportaciones de autos hacia la unión americana permanezcan libres de aranceles, al menos en una cantidad muy superior a la actual.

Si desea conocer más sobre el tema visite Méxicoxport y Milenio.