La definición de nuevas reglas de origen para autos ha sido un punto muy importante en las negociaciones para modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Las conversaciones sobre el tema fueron suspendidas esta semana durante la séptima ronda de negociaciones, que se lleva a cabo en Ciudad de México, cuando el negociador estadounidense a cargo del asunto, Jason Bernstein, regresó inesperadamente a Washington para consultas con la industria.

Bajo el TLCAN, un 62.5% del costo de un automóvil o camión ligero debe originarse en Norteamérica para evitar aranceles. Trump quiere que el umbral aumente al 85 por ciento y busca asegurar que la mitad del contenido total sea fabricado en Estados Unidos.

Los negociadores han luchado por avanzar en la propuesta de automóviles desde que se presentó en octubre, pero los fabricantes de autos están evaluando ideas presentadas por Canadá el mes pasado para incluir la tecnología más nueva en el cálculo del valor de un vehículo.

La actual ronda de negociaciones concluirá el lunes, cuando el secretario mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo, el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, y la ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, se reúnan en la capital mexicana.

Forbes México.