Uno de los proyectos de desarrollo regional más importantes de la actual administración federal fue el de Zonas Económicas Especiales (ZEE), el cual nace con el objetivo de cerrar la brecha económica y social que existe entre el sur-sureste y el resto del país.

La tarea: “impulsar el crecimiento económico sostenible que, entre otros fines, reduzca la pobreza, permita la provisión de servicios básicos y expanda las oportunidades para vidas saludables y productivas, en las regiones del país que tengan mayores rezagos en desarrollo social, a través del fomento de la inversión, la productividad, la competitividad, el empleo y una mejor distribución del ingreso entre la población”, detalla la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 1 de junio del 2016.

El secretario de economía, Ildefonso Guajardo, explicó que gracias a un panel de controversia ganado por México, desde que aún estaba en vigor el TLC, se aplica un programa piloto que consiste en permitir el ingreso de transporte de carga mexicano a cualquier punto del territorio norteamericano, siempre y cuando la compañía a la que esté adscrito forme parte de un registro.

México es el primer país en el mundo en otorgar la certificación como Operador Económico Autorizado (OEA) a un parque industrial, siguiendo los estándares establecidos por la Organización Mundial de Aduanas (OMA).

OEA es una certificación que otorga el Servicio de Administración Tributaria, brazo fiscal de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, por la correcta gestión en seguridad que llevan a cabo las empresas que tienen operaciones relacionadas con las cadenas de suministro globales.