A partir del 5 de Noviembre de 2015 entró en vigencia internacional el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Chile y Tailandia. Este TLC le permitirá a Chile el acceso a un mercado de 68 millones de habitantes, transformándose en el cuarto acuerdo vigente con economías de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN, por sus siglas en Inglés), según lo publicó el sitio web Economía y Negocios.

El TLC Chile-Tailandia otorgará acceso preferente inmediato a más del 90% de los productos del comercio bilateral y no considera excepciones. Entre los principales productos chilenos que se beneficiarán con arancel cero desde la entrada en vigencia, se encuentran los cátodos de cobre, truchas congeladas, concentrados de molibdeno, carbonato de litio, carnes bovinas, de cerdo, de cordero y de aves, leche condensada, quesos, nueces, paltas, pasas, pasta de tomates, cajas de cambio para automóviles, productos de madera, papel y cartones.

Dentro de los principales productos tailandeses que ingresarán con arancel cero a Chile, se encuentra el petróleo, gas natural, camionetas, automóviles, conservas de atún, cámaras fotográficas digitales y conservas de piña. Entre los productos con desgravación a 3 años es importante destacar las manzanas, cerezas, kiwi, arándanos.

Se trata de un acuerdo moderno que incorpora además disciplinas tales como obstáculos técnicos al comercio (OTC), reglas de origen, asuntos medioambientales, laborales, compras públicas y medidas sanitarias y fitosanitarias (MSF), con lo cual se espera dinamizar el comercio y resolver de manera ágil eventuales diferencias.

Las negociaciones comerciales de Chile con Tailandia se iniciaron en abril de 2011, concluyendo exitosamente en agosto de 2012, luego de 6 rondas de tratativas, tras lo cual vino el proceso de firmas y la tramitación legal interna en ambos países.