El presidente estadounidense, Donald Trump, ha dado marcha atrás en su postura sobre las barreras a las importaciones de metales y el proteccionismo comercial que defendió al inicio de su gobierno, al aceptar exenciones a importantes exportadores de acero.

Corea del Sur, Brasil y Argentina, obtendrán un “alivio puntual” de las cuotas impuestas para proteger a los productores estadounidenses. El aluminio argentino también quedó exento de las medidas.

La medida ha sido bien recibida por los productores estadounidense, que desde entonces han registrados mejores precios y más ganancias. Por el contrario, también han generado la queja de los compradores, medidas de represalia de parte de países proveedores y solicitudes de exención. Las acciones de los productores de acero surcoreanos subieron tras el comunicado de Trump.

Para más información Mundo HispánicoEl Financiero