En un artículo del Informador se publicó que México retiró las preferencias comerciales para los autos importados desde Argentina después de la decisión del gobierno argentino de retirar el acuerdo comercial automotriz entre los dos países.

Las conversaciones para finalizar el acuerdo comenzaron cuando México amenazó con llevar el tema a la Organización Mundial del Comercio (OMC) si la disputa se intensificara, según el Secretario de economía de México.

Cuando Argentina rompió el pacto, los automóviles mexicanos fueron sujetos a un arancel del 35 por ciento, y habría un rango en los aranceles de autopartes y maquinarias argentinas.

Ahora las importaciones de Argentina a México serán sujetas a un arancel del 20% en vehículos ligeros y entre 0 y 20 por ciento para autopartes y maquinarias, según Francisco de Rosenzweig, Subsecretario mexicano de comercio.

"México va a poner todo lo que esté en su mano para evitar que los pactos que firmen diferentes países con el nuestro se incumplan", dijo Ferrari.