En febrero de 2018, en la Ciudad de México, se llevó a cabo la novena ronda de negociaciones para la ampliación del Acuerdo de Complementación Económica No. 53 (ACE 53) entre México y Brasil. Ambas partes han avanzado en acceso a mercados, reglas de origen, medidas sanitarias y fitosanitarias, obstáculos técnicos al comercio, servicios, solución de controversias, compras públicas, coherencia regulatoria y facilitación del comercio.

El ACE comprende la apertura en el comercio de productos agrícolas e industriales, pero no abarca la eliminación de aranceles en el total de los intercambios comerciales, o una aproximación a ello, como ocurre con un TLC.

Este acuerdo que se firmó en 2002, ha sido la base para ampliar el comercio entre las dos economías de la región y surgió de la imposibilidad que tiene Brasil de firmar tratados bilaterales en materia económica por ser miembro del Mercosur.

El Economista, El Semanario