El gobierno mexicano busca agilizar los cruces comerciales en la frontera Norte del país. Incluso considera que se podrían realizar en un tiempo máximo de 30 minutos.

Según un artículo del sitio web T21 de Enrique Duarte, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) informó que inició un diagnóstico de “Tiempos en la Frontera” que realizará de manera conjunta con el sector privado. Este diagnóstico se efectuará con base en el uso de dispositivos de radiolocalización que permiten identificar “cuellos de botella en puntos estratégicos de nuestras fronteras (sic), así como analizan el flujo vehicular en ambas direcciones”, según se lee en un comunicado de prensa del SAT.

El comunicado no refiere cuándo inició el diagnóstico, en qué puntos fronterizos específicos se realizará, qué tipo de empresas participarán y el tiempo que durará, pero si refiere que el esfuerzo ha requerido la coordinación del sector privado (exportadores, importadores, proveedores de servicios) y de la autoridad aduanera de Estados Unidos, el Customs and Border Protection (CBP).

El comercio exterior en México representa cerca de 44 mil operaciones diarias en aduanas y aproximadamente 28 mil camiones de carga que cruzan diariamente por la frontera Norte, según datos de la autoridad.

El comercio total entre México y Estados Unidos sumó poco más de 482 mil 273 millones de dólares (mdd), siendo la balanza comercial superavitaria para México en 123 mil 071 mdd, según datos de la Secretaría de Economía.

El primer gran acuerdo multilateral alcanzado por la Organización Mundial del Comercio (OMC) en sus 21 años de existencia entró en vigor, con el objetivo de facilitar el comercio internacional e impulsarlo en hasta un billón de dólares anuales.

Según el sitio web Vanguardia, el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio (AFC) contiene medidas para aligerar el movimiento y entrega de mercancías, incluidas las que se encuentran en tránsito.

El AFC entró en vigor tras conseguir la ratificación de dos tercios de los 164 miembros de la organización, gracias a la firma de Ruanda, Omán, Chad y Jordania.

Si el acuerdo se implementa por completo, podría suponer un 0,5 por ciento del producto interior bruto global en 2030. Según Azevedo, serán los países más pobres los que más beneficios obtendrán y los efectos serán mayores que la eliminación de todos los aranceles existentes en el mundo.

La aplicación plena del AFC reducirá los costes comerciales de los países miembros en un 14,3 por ciento de media. También es probable que reduzca en más de un día y medio el tiempo necesario para importar mercancías y en casi dos días el plazo necesario para exportar.

Los miembros de la OMC tendrán que reducir la documentación requerida para el comercio internacional, hacer más transparente su legislación comercial y crear una infraestructura y una administración aduanera adecuada para garantizar el flujo de los productos.

Para más información haga clic aquí.